Acostumbrada a tí.

 

Estoy tan acostumbrada a ti
que te puedo mirar sin verte,
te puedo sentir aunque estés ausente
y disfrutar tu aroma sin que estés presente.
Y aun en mi soledad puedo tenerte,
y soñar con tu dulce boca y tus labios
que son como tiernos capullos,
y tu voz que en mis oídos es como
un delicado arrullo,
y los vivos reflejos de tus ojos negros
la sedosidad de tus negros cabellos
y aunque te encuentres muy lejos
puedo sentir tus manos que
me prodigan cálidas caricias.
Todo esto y más porque
estoy tan acostumbrada a ti.

Esta entrada fue publicada en Textos con magia.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s